El dulce deseo de la otredad

LESBIANOS SIN FRONTERA

Por Alejandro Crimi

(Activista lesbiano, cofundador de LSF).

 

Lesbianos Sin Fronteras (LSF) es un colectivo internacional de identidad sexual (1) que reúne a diferentes sujetos asignados socialmente al género masculino, que rechazan los patrones normativos del machismo cissexual. Dichos sujetos, autoproclamados lesbianos, consideran al placer estrictamente genital como una característica involutiva, arcaica y limitada, utilizada por el capitalismo para disciplinar la libertad ciudadana. Asimismo, el deseo de los lesbianos trasciende la presencia del pene como totem erótico o divinidad sexual monoteísta (2) para situarse en la activación del deseo de la otredad. A un lesbiano le excita el deseo del otro –no una determinada genitalidad o práctica sexual–, hecho que ideológicamente lo coloca en las antípodas del machismo occidental y cristiano, y lo aleja de la mezquindad erótica individualista (3) que promueven muchas empresas de comunicación social (definidas semánticamente bajo el eufemismo de "medios de comunicación").

 Dentro de LSF existen diferentes corrientes acerca de la causalidad identitaria del colectivo, como por ejemplo la línea determinista que supone su naturaleza congénita: "Un varón lesbiano es un individuo que tiene la absoluta convicción de que, si al nacer hubiera sido asignado como mujer, sería lesbiana". La línea queer, en cambio, asegura que "un lesbiano es una lesbiana en un envase equivocado" y adopta una actitud radical contra la cishomonormatividad (4). Finalmente, la línea pragmática entiende a los lesbianos como "sujetos con pene que ejercen el erotismo como si fueran sujetos con vagina".  

A diferencia de los colectivos de identidad sexual más homogéneos, los lesbianos poseen una marcada transversalidad cultural. Esta característica les permite interactuar con naturalidad en escenarios sociales muy diversos, y a su vez los habilita para explorar la más amplia naturaleza de los deseos mestizos.

Parte del descomunal potencial erótico que atesoran los lesbianos se expone con elocuencia en El amante lesbiano (2000) de José Luis Sampedro, novela fetiche de LSF, escrita bajo el lema anarco-agustiniano (5) de "Ama y haz lo que quieras".

Finalmente cabe destacar que la actividad social de LSF se focaliza en la generación de un espacio virtual que permita la visibilidad de las capacidades amatorias del colectivo (6), para así despertar el interés de posibles beneficiarios/as y facilitar la salida del armario de los numerosos lesbianos disfrazados de hombres que se encuentran presos de los actuales modelos de dualidad sexual.

¡Hasta el orgasmo integral (no solo genital), siempre!

NOTAS:

(1) Fundado en Barcelona, durante la tibia primavera de 2008.

(2) Los lesbianos no tienen ningún conflicto con el pene laico. Sólo critican su idealización simbólica, ya que supone un narcisismo patológico y una profunda limitación del goce en todo el entorno sexual.

(3) Prototipos de metrosexualidad y demás irrealidades publicitarias vinculadas a la ansiedad de consumo y a la lumpenización del erotismo.

(4) "Los lesbianos no somos hombres", dijo un militante lesbiano durante el Tercer Conciclio Catalán de LSF, parafraseando a  Monique Wittig.

(5) La sentencia completa de Agustín de Hipona dice "Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos". Y para actualizarla, LSF propone agregarle "... Por todo eso, folla hasta cansarte, combate al fascismo, subvierte el poder policial y expropia los medios de producción monopólicos con mucho amor." Sampedro sin dudas festejaría el anexo.

(6) Hasta el 1 de junio de 2020 el colectivo ha estado compuesto por cuatro integrantes y un adherente. Y se espera sumar al menos dos integrantes más durante la próxima década. Además LSF cuenta con representación en Argentina (Mendoza), Uruguay (Montevideo) y Catalunya (Mataró, Sant Pere de Ribes y Salou).