ENTREVISTAS "ENCONTRADAS"

Las entrevistas presentes en esta sección, son en su mayoría textos inéditos que por distintos motivos no se publicaron en ningún medio y me quedaron traspapelados. Se trata de conversaciones con personas del ambiente cultural que me resultaron entrañables. Las charlas están acompañadas por comentarios, links o referencias, en un intento de contextualizar la época en que fueron realizadas.

 

La manía de entrevistar

 

 

Siempre he pensado que cuando nacemos,

la vida nos presta una caja vacía.

Y cuando morimos, la devolvemos.

Y nada más.

 

Están quienes llenan esa caja con música, colores y aventuras,

y quienes temen meterle algo.

También están aquellos que sin querer la rompen,

y se les cae todo lo que habían guardado,

o quienes –vaya a saber uno por qué–

agarran un cuchillo y la destrozan.

 

Están quienes la llenan de basura,

y quienes se pasan la vida limpiándola.

Hay cajas que rebosan ternura y otras que huelen mal.

Algunas explotan, inquietan o sorprenden,

y muchas pasan desapercibidas.

Hay cajas grandes y pequeñas,

abiertas y cerradas,

de metal o de papel,

azules, rojas, verdes, grises...

 

Así, las personas andan

para todos lados con sus cajas a cuestas,

haciendo con ellas lo que pueden,

o lo que consideran necesario.

 

Gracias a esta idea,

cada tanto reviso mi propia cajita,

y tiro todo lo que ya no sirve,

como sentimientos en descomposición

o experiencias desechables

que he guardado por torpeza o ignorancia.

Es que cuando sea el momento 

me gustaría devolverla

en buenas condiciones,

limpia y liviana.

   

No es que me sienta en deuda por algo,

al fin de cuentas nunca pedí venir aquí.

Tampoco pienso que tenga que dejar

cosas especiales para la posteridad.

Es sólo una cuestión de estilo.

Simple estética.

 

Y entonces,

esta sección trata de mis intromisiones

en cajas ajenas,

motivado quizás por la intuición

de encontrar luces

que me permitan ver

por dónde camino.

 

 

   

A. Crimi